Un crimen vulgar

Unió al expediente las pruebas forenses y mantuvo la nota entre sus manos dejando correr sus pensamientos en busca de algún indicio que hubiera podido escapársele. Parecía que todo estaba claro pero había algo que no le cuadraba en aquel sencillo rompecabezas, aunque era consciente de que aún debía de esperar el resultado de las pruebas dactiloscópicas para poder cerrar el caso. El crimen, como tantos otros cuyo origen estaba casi siempre en los típicos celos, era tan deprimente como vulgar: hombre despechado mata a la mujer tras enterarse de su aventura con otro… Muerte por estrangulamiento. Era evidente que el individuo no se había parado siquiera en ocultar las pruebas que le incriminaban como autor del asesinato. Sus huellas dactilares aparecían por todas partes; en la pitillera encontrada al lado del cadáver, en el cuello de la mujer, en el pomo de la puerta de entrada a la casa y, por su fuera poco, hasta en el teléfono desde el cual había tenido la osadía de llamar a la policía para denunciar su propio crimen… Tenía toda la pinta de ser un tipo desesperado, se dijo. Y, para colmo, el enigmático mensaje que tenía entre sus manos, enviado a su nombre esa misma mañana en sobre cerrado y escrito sin firma alguna en la característica tipografía informática: “Inspector Mc’Cully: Por fin he tenido el coraje de hacerlo… Le hablo de la putita de Cotton Avenue…

Siempre escuchaba los mismos reproches al llegar a casa. Era entrar por la puerta y no paraba de hablar y hablar, gritando y echándole en cara que nunca se ocupaba de ella y después amenazarle con que algún día se marcharía para siempre de su lado. Hacía meses que no hacían el amor. Estaba harto de sus coqueteos e infidelidades, pero la quería y siempre procuraba darle una nueva oportunidad. En muchas ocasiones, al entrar al jardín, le había sorprendido charlando en actitud muy melosa tras el cercado con Elthon Coleman, el alto y atlético vecino de la 1112 que ni siquiera tenía el rubor de ocultar sus libidinosas intenciones y comérsela con la mirada. Quizá a ella le embelesaran sus absurdos y hormonados musculitos, o puede que le atrajera su profesión de actor de tercer nivel en aquellas horrendas películas de la serie B que veía con tanta fruición en la cadena de la televisión local, en las que ni tan sólo era el protagonista secundario…

Él hacía como que no se enteraba… ¿O en realidad era su asquerosa cobardía quien le impedía cortar definitivamente aquellos devaneos estúpidos…? Se sabía débil, incapaz de cometer tropelía alguna, pero algún día tenía que despertar de aquel mal sueño, armarse de valor y afrontar la realidad. Aquello le estaba haciendo perder su dignidad. Necesitaba ayuda, y no sabía a quién acudir. Todo estaba roto entre los dos, era consciente de ello, pero no tenía la suficiente entereza como para plantear el divorcio sabiendo que después caería en la más profunda locura tan sólo con imaginarla enroscada y concupiscente entre las sábanas del lecho de otro.

Aparcó el Ford frente a la entrada y abrió la cancela con cierto recelo… Antes de entrar al jardín se prometió que ese sábado arreglaría de una vez por todas aquel maldito número cuatro que se empeñaba siempre en girarse al contrario de su posición correcta… El 1114 era un bonito número, se dijo…

En el 1136 de Cotton Avenue el improvisado encuentro se había convertido en una especie de bacanal en la que el alcohol y unas cuantas rayas de coca propiciaron esas situaciones que, con cierto cinismo, los más educados y religiosos podrían calificar como “no muy decorosas”. Pese al frío reinante, el fornido varón salió riendo completamente desnudo del interior de la casa y se lanzó a la piscina climatizada para intentar aplacar sus exacerbados deseos biológicos; mientras, en el interior del salón, la mujer, también completamente desnuda, borracha hasta las cejas y tendida sobre la alfombra, hacía resoplar una especie de burda corneta hecha con el papel de aluminio con el que apenas una hora antes el hombre se había afanado en modelar a modo de cuenco uno de sus blancos senos y usarlo como improvisada copa del champán que había contribuido a llevarles hasta ese paroxismo. La grotesca escena se vio interrumpida de pronto por un repentino apagón y todo quedó en silencio. Casi de inmediato, el hombre salió del agua envuelto entre densos vapores y con sumo sigilo cruzó vacilante el jardín y entró de nuevo en la casa por la puerta trasera protegido por la oscuridad…

“… ¿Sabe…? Al principio creí que me iba a resultar imposible llevarlo a cabo… Dicen que la primera vez es la más difícil, pero le puedo asegurar que no es cierto. Me he sentido libre al hacerlo, libre como un pajarillo. He descubierto que somos animales dispuestos a todo, incluso a solazarnos con el terror del otro, en disfrutar del último hálito de vida que escapa por esa otra boca ansiosa de una bocanada de aire que nunca llegará a aspirar… Le puedo asegurar que es delicioso, que lo he disfrutado, y créame… ha sido por una causa justa…”

Aquel individuo estaba loco, no cabía la menor duda. Dejó por un momento la nota encima del escritorio y tomó un largo sorbo de café. Pronto llegaría por fax el resultado de huellas y estaría en situación de solicitar al juez su orden de arresto…

… Es un caso vulgar pero interesante, ¿verdad, inspector…? Me alegra que lo disfrute; sé muy bien que a usted le encantan estos sutiles rompecabezas. Su mente trabaja lenta pero segura, lo sé, le conozco bien. Es usted listo y no le costará mucho descubrir la identidad del asesino… Les he dejado piiiiistas… ¡Suerte, amigo!

¡Maldito loco!, rugió en voz alta arrugando el papel y lanzándolo con rabia contra la pantalla del ordenador. Al hacerlo, sintió cómo se le abría la reciente herida que se produjo hacía dos noches con una de aquellas malditas cuchillas que algún malnacido había dejado en el interior de su buzón. La incisión fue penetrante y aún lucía fresca en la palma de su mano. Tuvo la suerte de que Sophie era una excelente enfermera y supo cortarle de inmediato la hemorragia y darle unos cuantos puntos, aunque ella pareció lamentar mucho que todo el correo hubiera quedado completamente manchado de rojo.

Unas pocas gotas de sangre cayeron sobre el expediente y se apresuró a limpiarlas con papel absorbente. Siete palabras del informe forense quedaron enmarcadas en un rosado y húmedo cerco: “… cruz en el cuello manchada de sangre…

─ ¡Vaya! –se ufanó-… Espero que este pequeño detalle no se le haya escapado al “cortacueros” –refiriéndose despectivamente al cirujano forense-. Tenemos en esa cruz unas valiosas pruebas de su maldito ADN… Me imagino que las habrá mandado analizar al Laboratorio…

Descolgó el teléfono y marcó el teléfono de casa… Era tarde y Sophie debía estar ya esperándole para la cena…

La mujer había sido estrangulada en el interior de la vivienda. Apareció tendida en el salón, en posición decúbito supino. Con sus largas piernas abiertas en tijera, mostraba sin recato su sexo totalmente desnuda con un rictus de horror en su cara. El equipo científico reunió con especial cuidado todos los vestigios argumentando después al inspector-jefe que daba la sensación de que la fallecida debía estar muy aletargada por los efectos del alcohol mientras era estrangulada por el asesino. En su primera inspección, el forense dijo que no había signos de violación; parecía más bien haber tenido sexo consentido y, a primera vista, no se apreciaba en sus genitales resto de humores del asesino, aunque no descartaba del todo que los hubiera. Los restos de varias botellas vacías y un poco de polvo blanco sobre la acristalada mesita del salón no dejaban dudas de que la noche había sido bastante caliente. Un inmundo charco de orines mezclado con heces de la difunta demostraban que sí debió enterarse de su agónica situación al final de los últimos estertores. Lucía una cruz de oro en el cuello cuya forma había quedado claramente marcada en su piel respondiendo a la presión de las manos del asesino, e hicieron también constar en su informe las débiles manchas que aparecían en ella de una sustancia que pudiera ser sangre.

─ Recojan todas las huellas y efectos; no dejen nada sin investigar… ¡Valiente hijo de puta…! –exclamó.

El inspector Steel quedó mirando el cadáver de aquella despampanante rubia con cierta desazón y pidió a los guardias que precintaran todo a la espera de reunir todas las pruebas y completar el informe.

La había conocido apenas un mes y medio antes. No había pretendido tener con ella un idilio permanente. Bueno…, para ser más exacto, ni siquiera había sido su intención tener un infiel romance con aquella persona, pero ella demostró ser una mujer muy envolvente y voluptuosa. Ambos coincidieron en uno de sus ejercicios de footing de fin de semana; su casa no estaba muy lejos de la suya y la entrada al parque que daba nombre a la avenida donde ambos residían fue el lugar donde, sin percatarse de la inminente presencia del otro, chocaron de frente y dieron de bruces contra el césped. El tropezón no fue grave y zanjaron la cuestión riendo ambos por aquella chistosa situación.

Aquel encuentro llevó a otro, y otro, y otro más…, y al cuarto fin de semana lo inevitable sucedió cuando la rubia le propuso tomar una copa en su casa y pasar juntos un rato agradable, “sin ninguna vinculación…”, dijo ella. Él se apiadó de sí mismo y pensó que quizás no fuera malo olvidarse un poco de la situación de rechazo que tenía en casa… Al fin y al cabo, su esposa se permitía esas odiosas licencias con su vecino, el chulo “Musculitos” al que tanto odiaba, y por una vez decidió que él también tenía derecho a sentirse libre de mordazas, aunque se prometió a sí mismo no llegar nunca a ciertas cosas de las que tuviera que avergonzarse frente a ella…

Lo cierto es que el último sábado fue superior a sus fuerzas, y en estos casos, cuando te arrimas demasiado al fuego, el dicho se cumple de forma inexorable…, “carne es carne, sangre es sangre, y el hombre animal que pincha siempre en su propio alambre…”

Sin pensarlo más, se acomodó frente a su anfitriona, descolgó el teléfono y le dijo a su mujer que esa tarde no le esperara para almorzar…

El inspector Steel encendió su computadora y abrió desde la central de la base de datos el expediente completo del crimen de la 1134 de Cotton Avenue para incorporar su informe definitivo y una orden de arresto muy especial. Dejó el pequeño habanito en el cenicero y con dos dedos escribió pausadamente:

“A la vista del informe de Dactiloscopia, y sin perjuicio del resultado que ofrezcan los análisis y comparativas de la pruebas biológicas obtenidas en el lugar del crimen, y en concreto los restos de sangre examinados en la medalla con la cruz y escasos residuos de semen encontrados en el sexo de la víctima, todos los datos apuntan sin lugar a dudas que la identidad del asesino se concentra en la persona de uno de nuestros funcionarios del Departamento de Homicidios. Se explica ahora el porqué de su especial interés por instruir el expediente. Procedemos a su inmediato arresto…”

Sophie y Elthon se ocultaron en la penumbra del jardín fundiéndose en un ardoroso abrazo. Todo había salido conforme estaba estudiado y ahora todo el tiempo del mundo era para ellos dos, sin miedos, sin temor a ser observados, sin la inquietud de ser descubiertos por un marido celoso… Elthon había sido todo un artista haciendo confundir los papeles en aquella pequeña obra. La putita había cumplido bien su trabajo y pudo convencerla de recibirle esa misma noche para tomar una copa con ella y pagarle también los “servicios” prestados al inspector Mc’Cully. Fue fácil hacerla morir…, era débil y estaba borracha. Arregló el cortocircuito que había preparado minutos antes, untó la medalla de su víctima con la sangre diluida de la correspondencia manchada la noche anterior y salió de la casa con el mismo sigilo con que había entrado desde la piscina…

-0-0-0-0-

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cuento y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Un crimen vulgar

  1. Hola! Te he nominado a los Liebster Awards. Pásate por mi blog para ver de qué se trata 🙂 Enhorabuena!

  2. Manger dijo:

    Perdona por la tardanza en contestarte, Margarita. Muchas gracias por esa nominación; me pasaré por tu blog. Mis saludos.

  3. FlorProfusa dijo:

    ¡¡Cuanto ingenio!!! ¡¡Me encantó!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s