Hija de un dios malvado

Tan sujeta, tan suelta,

tan arrugada y tersa,

tan dormida, tan despierta…

la ciega que vigila con lupa omnisciente

Tan fea, tan bella,

tan rápida y lenta,

tan virgen, tan disoluta…

la novia del sino busca pretendiente

Tan lánguida, tan terca,

tan ausente y cerca,

tan larga, tan escueta…

bendito descanso de la carne hiriente

Tan ella, tan nos,

tan vestida y nuda,

tan clara, tan oscura…

oculto misterio de un dios sonriente

Tan dormida, tan despierta,

tan vital e inerte,

tan alegre y lúgubre…, tan funesta…

la excitante Muerte

-o-o-o-o-

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Poesía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s