Ciclo

Amén”, dice el páter cerrando con ello el último entierro…

Y las tumbas…,

las tumbas lloran al cortejo saliendo del santo lugar…

Y las sombras…,

las sombras se adueñan de nuevo del gélido mármol…

Y el silencio…,

el silencio imponiendo callar esas bocas de los fríos muertos…

Y los féretros…,

los féretros rellenan sus panzas con gusanos hueros…

Y la vida…,

la vida que ruge hacia adentro y afuera, siempre remozada…

Y la muerte…,

la muerte de una bella mujer, mil veces llorada…

Y el vicioso ciclo…,

el ciclo del ayer, el hoy y el mañana, forjando la ilusión humana…

Y el dolor…,

el dolor que aprieta al perder para siempre su querida cara…

Y de nuevo la Vida…,

la vida de esos otros que nunca veremos gozarla…

Y otra vez la muerte, la dichosa Muerte…,

la muerte de aquellos que verán lo mismo otro atardecer…

Y el hombre clamando a su dios alguna esperanza…

Esperanzas…, esperanzas mudas…, esperanzas vanas…

 

-o-o-o-o-o-

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Poesía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s