Placer de escribir

Era un consumado escritor… Escribía, escribía y escribía sin tomar descanso, llenando millones de folios en blanco con maravillosas historias en las que imaginaba desde pequeños cuentos infantiles y deliciosos poemas de amor hasta tremebundos relatos de horror que superaban las más tétricas fantasías del gran Poe… Lástima que fuera manco y todo quedara escrito en su prodigiosa mente… Lástima que fuera mudo y no pudiera contarlo… Lástima que fuera un viejo cerebro metido en formol…

 

-o-o-o-o-o-

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Microrrelato. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s