Moralejas de lo absurdo (4)

La echaba mucho de menos y se le ocurrió sacar la güija del baúl para hablar con su difunta Maty… Dejó el salón en penumbra, se tomó tres pacharanes, colocó el vaso del chupito en el centro del tablero y hasta nueve veces lo intentó sin conseguir sus propósitos. A la décima, una conocida voz de ultratumba le asustó: “¡Siempre fuiste un simple, Paco…! Aún no sabes distinguir una güija del tablero del parchís…

Hay hombres cultos, hombres necios…, y hombres simplemente hombres que cien años viven en su simpleza haciendo posible lo imposible…

-o-o-o-o-o-

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Microrrelato. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Moralejas de lo absurdo (4)

  1. Marina dijo:

    De lo mejor que he leído por wordpress.

    • Manger dijo:

      Muchas gracias, Marina, eres muy amable. Yo también te sigo en el “cocodrilo” cuando tengo algo de tiempo disponible. Mis afectuosos saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s