Ácido vómico (2)

Ellos no saben mentir…

Evitan pararse a tu lado para no tener la tentación de compadecerse de ti y escurren su mirada por sobre tu cara evitando encariñarse hoy de su fresca tersura, mas no prescindirán mañana de jactarse entre los pliegues de sus crueles arrugas…

Ellos no saben mentir…

Te dicen al oído lo poco que importas, que pasan de tus absurdos problemas porque carecen de espacio que perder, porque les da igual lo que pienses, lo que sufras y lamentes y, aunque implores que te dejen, ellos confluyen en ti y de nada servirán tus llantos…

Ellos no saben mentir…

No les escuchas, pero te afirman a diario que careces de un fresco futuro a su lado, que tu pasado es bazofia olvidada en un baúl de inanes recuerdos, que tu presente es un puente por donde transitan tus vagas esperanzas de convertirte en dios y, una vez cruzado, tu meta final es el eterno olvido; abajo, revolviendo sus aguas con el negro limo de cien mil pecados, ruge con fiereza el caudaloso río que separa para siempre las dos orillas…

Ellos no saben mentir…

Se adhieren a tu piel sin tú advertirlo, consumen tu corazón y tu panza, se asocian en perfecta comunión haciéndose plurales e inmisericordes, y ríen para sus adentros esa vieja canción de amor que a veces entonas con la falsa esperanza de vivir cien lustros…

Ellos no saben mentir… Los años, amigo, no saben mentir…

-o-o-o-o-o-

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Otros géneros. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s