Ácido vómico (1)

Odió a sus padres y hermanos…

Para que no sufrieran la ausencia de su cariño.

Apartó de sí a sus más íntimos amigos…

Por evitarles gastar en su compañía el importe de un mísero café.

Colgó a su galgo bajo una encina…

Por no soportar verlo herido y no poder cazar sus piezas.

Expulsó de su vida a sus cuatro hijos…

Por facilitarles su total independencia.

Ignoró a su vieja esposa y la abandonó…

Por no causarle el dolor de repudiarla por otra.

Él se enorgullecía de ser un hombre bueno y comprensivo…

Porque todo lo hacía por los demás.

-o-o-o-o-o-

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Microrrelato. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s