Manejado

Le dijeron que era un guerrero imbatible, que había nacido con el coraje rabioso del toro y la estudiada táctica de un encumbrado maestro de ajedrez, que su torso lo aguantaba todo, hasta los golpes más fieros; le dijeron que era un estilista, que el competidor se desplomaría implorando descanso y piedad; le dijeron que en la lona caerían como gigantes de barro a sus pies, que la multitud rodearía el cuadrado jaleando enfervorizada su nombre de guerra; le dijeron que el dinero lo era todo en la vida y él lo tendría a cambio de nada, si acaso tumbar a los hombres que se le enfrentaran; le dijeron…

Pero no le dijeron que siempre hay otro hombre más listo que tú.

Mirada perdida en el ataúd, entrando en el nicho… Mac, su mentor, presente en el acto, tan sólo lamenta el millón perdido.

¡Pobre tonto! Requiescat In Pacem, “Tiger Joe”.

 

-o-o-o-o-o-

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Microrrelato. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s