Cena de fin de año

Sacó el pavo del horno y lo llevó al salón; se apresuró a trincharlo teniendo sumo cuidado de no quemarse, y acto seguido comenzó a repartir sus jugosas porciones en los seis preciosos platos lujosamente decorados que había comprado expresamente para celebrar tan feliz ocasión.

Vio los alegres rostros de sus queridos padres, y sus tres hermanos, Joaquín, Alberto y Mayte, centrando sus inquietas miradas en el suculento y humeante asado. Tomó la salsera y pasó a repartir la siempre exitosa compota de manzana, castañas y albaricoques.

A su adorada madre, doble ración… Sabía que le encantaba.

Después, se sentó; y sin quererlo regresó a su mente las trágicas imágenes del terrible accidente en el que los cinco murieron y él se salvo.

-o-o-o-o-o-

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Microrrelato. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s