A la carrera

─¿Soy?

─Quizás podrías ser.

─Empero no siento…

─Ahora da igual.

─¿Es por pensar?

─No, no es por pensar; inquietas pero no piensas.

─¿Entonces soy o no soy?

─Diríamos que… casi eres. ¡Corre…, no pares!

─Eso quiere decir que algún día seré… ¿no es así?

─Si Dios quiere…, solo si Dios quiere…

─¿Y si no…?

─Casi morirás.

─No muere lo que no “es”… no me da miedo.

─Porque no sientes. Tú “casi” eres; ya te lo he dicho.

─Todo es misterio… me abrumas.

─La vida es misterio, sombras y miedos…

─¿Por qué llevamos esta carrera?

─Por lograr “ser”.

─Todo está oscuro… no veo el fin.

─No puede ser… no tienes ojos… aún.

─Siento la meta.

─Tampoco, amigo. Tú no lo sientes… el timón te empuja.

─Ya hemos llegado…, juntos, miles de miles y en pelotón.

─Pero has perdido… os he ganado por cuerpo y medio.

─Creo que sobro… amigo, hermano…

─No te preocupes… yo ya me ocupo de lograr “ser”. Tú ya has cumplido.

─¿Y los demás?

─Lo mismo harán, ya no “serán”.

─Felicidades… Que crezcas fuerte, sano y feliz, querido Esperma…

─Tozoide soy… por poco tiempo.

-o-o-o-o-o-

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Microrrelato y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s