Mil ciento once veces…

Un telegrama urgente, Señor…

Gracias; veamos qué es esta vez…

SEÑOR. STOP. NECESITO AYUDA. STOP. MI HIJA MUERE DE HAMBRE. STOP. MI ESPOSA CON CÁNCER. STOP. ESTOY SIN TRABAJO. STOP. ME DESAHUCIAN. STOP.”

¡Vaya… otro con peticiones! –se lamenta airado, mientras arruga el correo y marca con él un triple más en la enorme papelera…

Marcador electrónico: (Hasta las 9:37 a.m.)

Local: 3.333 puntos

Visitante: 00 puntos

Estadísticas:

El cartero llamó 1.111 veces

1.111 tiros de tres puntos

00 tiros de dos puntos

00 rebotes

100 por 100 de efectividad.

El partido está casi ganado…

…Dios nunca atiende a telegramas urgentes.

-o-o-o-o-o-

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Microrrelato y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s