Foto Pulitzer

Poco más de un metro, piel morena, ojos grandes, amielados, de hermosas pestañas, redondos y fijos; si acaso diez años, y cientos de moscas exploran sus abiertos labios libando el veneno de llagas enfermas; unos blancos dientes adornan la boca que otrora riera, y apenas hay carne en aquellos huesos que ni siquiera cubren sus ajadas ropas; en el suelo yace…, cubierto de polvo, quebradas por siempre sus flacuchas piernas, sin vida, con mirada ciega, pintado de sangre…,  y una metralleta enorme en su mano izquierda.

-o-o-o-o-o-

Esta entrada fue publicada en Microrrelato y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s